Inicio

Dietas Milagro – ¿Qué riesgos conllevan?

La aparición de este tipo de dietas se da con bastante frecuencia en el tiempo. Su principal fin es la pérdida de peso y suelen aparecer de forma recurrente en programas de televisión, revistas de diversa temática y programas de radio e internet. Las dietas milagro aseguran una rápida pérdida de peso y su consiguiente adelgazamiento sin apenas esfuerzo físico ni mental. Este tipo de dietas son promocionadas por aquellas personas que buscan rápidas ganancias económicas sin pensar en los hábitos saludables o la alimentación sana de aquellos que deciden seguirlas sin consultar a un especialista previamente, ya que las personas que las divulgan no son ni profesionales ni conocen el campo de la nutrición como se debería.

Generalmente, las dietas milagro reducen drásticamente la energía que se ha de ingerir y ello conduce a carencias de vitaminas, minerales, alteraciones metabólicas  y a una rutina alimentaria que hace de estos hábitos alimenticios verdaderos peligros para la salud.  Frente a este hábito carente cercano al ayuno, nuestro organismo reacciona destruyendo las proteínas corporales para compensar la energía recibida, lo que provoca pérdida de masa muscular y formación de sustancias peligrosas para el organismo si este tipo de dietas se alargan en el tiempo.
Por otro lado, las personas que siguen estas dietas interpretan de forma errónea la masa de pérdida muscular y piensan que es fruto de la dieta que están siguiendo. Grave error. Esta pérdida de peso que es más notoria durante las primeras semanas se debe a la pérdida de líquido del tejido muscular durante la primera fase. En algunas ocasiones estas dietas incorporan el consumo de diuréticos por lo que la pérdida de peso es mayor y más notoria.

Otros problemas de las dietas milagro es la fácil recuperación del peso perdido, lo que se conoce como “efecto yo-yo”. Ello se debe a la respuesta del organismo: ciertos mecanismos hormonales y nerviosos se oponen a la pérdida de peso aumentando el metabolismo corporal con mayor ahorro energético y con un incremento del apetito. Esta recuperación del peso se debe, sobre todo, a la formación del tejido graso que es el que origina problemas de salud y, además, es el que se debería reducir con la dieta.
Los principales indicios para reconocer una dieta milagro son.
- Rápida pérdida de peso: más de 5 kg por mes.
- Se puede llevar sin esfuerzo.
- Dicen ser completamente seguras, sin riesgos para la salud.

En resumen, las dietas muy restrictivas y muy bajas en calorías, aunque consiguen que el peso disminuya a corto plazo, constituyen un riesgo inaceptable para la salud ya que tienen efectos negativos sobre el organismo.

- Provocan deficiencias de proteínas, vitaminas y minerales debido a la falta de consumo con los alimentos.

- Producen efectos psicológicos negativos.

- Desencadenan trastornos del comportamiento alimentario (anorexia y bulimia), a veces de mayor gravedad que el exceso de peso que se pretendía corregir.

- Favorecen el efecto “rebote” o “yo-yo”, con lo que el “efecto” de la dieta queda anulado pero conlleva los riesgos mencionados.

- Producen una mala educación alimentaria ya que las personas que siguen estas dietas no han aprendido a comer saludablemente y vuelven a las costumbres que les hicieron engordar.

Clasificación y descripción de las principales “dietas milagro”.

Las dietas milagro se pueden clasificar en tres grupos:

Dietas hipocalóricas desequilibradas: en este grupo se encuentras las conocidas como Dieta “toma la mitad”, Dieta Gourmet, Dieta Cero. Son dietas que provocan un efecto rebote, que se caracterizan por una rápida ganancia de peso, que se traduce en el aumento de masa grasa y pérdida de masa muscular.

Dietas disociativas: las más conocidas dietas de este tipo son la Dieta de Hay o Disociada, Régimen de Shelton, Dieta Hollywood, Dieta de Montignac, Antidieta, etc. Se fundamentan en que los alimentos no contribuyen al aumento de peso por sí mismos, sino al consumirse según determinadas combinaciones. No limitan la ingestión de alimentos energéticos sino que pretenden impedir su aprovechamiento como fuente de energía con la disociación. Esta teoría carece de fundamento científico y los resultados obtenidos sólo obedecen a un menor consumo de energía. Además, este tipo de consumo es casi imposible porque no existen alimentos que solamente contengan proteínas o hidratos de carbono.

Dietas excluyentes: estas dietas eliminan de la dietas algún nutriente. Estas dietas pueden ser: I) Ricas en hidratos de carbono y sin lípidos y proteínas, como la Dieta Dr. Prittikin y la Dieta del Dr. Haas
II) Ricas en proteínas y sin hidratos de carbono: Dieta de Scardale, Dieta de los Astronautas, Dieta de Hollywood y la Dieta de la Proteína Líquida. Producen una sobrecarga renal y hepática muy importante.
III) Ricas en grasa: Dieta de Atkins, Dieta de Lutz. Se conocen como dietas cetogénicas. Pueden ser muy peligrosas para la salud, produciendo graves alteraciones en el metabolismo.

A continuación presentamos alguna de las más conocidas “dietas milagro” para adelgazar, con sus principales características y potenciales riesgos para la salud:

- Dieta disociada de Hay

- Dieta Atkins

Dieta Clínica Mayo

Dieta de la Sopa

Dieta del grupo sanguíneo

Dieta de Montignac

Dieta de la Luna

Test de Alcat

Para saber más:

  • Marques-Lopes, G. Rusolillo, E. Lopes-Rosado, J. Bressan. “Dietas adelgazantes”. Revista Anales del Sistema Sanitario de Navarra, Vol. 25, Suplemento 1, 2002.
  • B. Moreno, E. Hernández, R. Ortega y T. Lajo. “Mitos, procedimientos y dietas milagro”. En: B. Moreno, S. Monereo, J. Álvarez. La obesidad en el tercer milenio. Madrid: Ed. Médica Panamericana, 2004.
  • C. Vazquez, A. I. de Cos, C López-Nomdedeu. Alimentación y nutrición. Manual teórico-práctico. 2ª Edición. Madrid: Ediciones Díaz de Santos, 2005.
  • Control de peso de forma saludable. Dirección General de Salud Pública y Alimentación. Comunidad Autónoma de Madrid. Madrid, 2007.
  • NHLBI Obesity Education Initiative Expert Panel on the identification, evaluation and treatment of overweight and obesity in adults.  Clinical Guidelines on the identification, evaluation and treatment of overweight and obesity in adults. The evidence report. National Institute of Health, 1998.
  • SEEDO. “Consenso SEEDO´2000 para la evaluación del sobrepeso y la obesidad , y el establecimiento de criterios de intervención terapéutica”. Med Clin (Barc) 2000; 115: 587-97.

Fuente de la información mostrada:
Información elaborada por un grupo de trabajo del Comité Científico de AESAN integrado por la Organización Médica Colegial (OMC), el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD)

Desde www.dietasmilagro.es advertimos de los peligros que pueden tener este tipo de dietas y apelamos al sentido común de las personas que quieran perder peso y les sugerimos se pongan bajo la supervisión de un profesional titulado y acreditado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.